Acem Meditation International

Cuando el sonido de meditación se ha ido

Por Maria Gjems-Onstad, psicóloga y profesor de Meditación Acem

Medito, pienso en ideas para un nuevo proyecto en el trabajo, y en lo que podría ser un regalo apropiado para mi cuñada. Tengo que acordarme de comprar tornillos para la silla del jardín. Hoy en el gimnasio aprendí un buen ejercicio muscular. De repente me siento atrapada en pensamientos sobre un mensaje de texto que voy a enviar a un antiguo compañero de clase y una invitación que debo declinar. ¿Cómo puedo evitar ofenderla? Y el sonido de meditación se ha ido.

Cuando el sonido de meditación se ha ido

Cuando el sonido de meditación desaparece, esto no es una elección deliberada. En la psicología de la meditación ACEM a esto se le llama concentración espontánea. Soy consciente en el sentido en que me doy cuenta de lo que pasa en mi mente, pero no acabo de entender lo que impulsa a mi mente en una dirección específica. Algo desconocido se entromete con cierta presión.

Sueños y otros actos no premeditados
Esto lo vemos en la vida diaria. Somos conscientes, y sin embargo, estamos inconscientemente impulsados a actuar de forma no intencionada, como por ejemplo los lapsus involuntarios que hacemos al hablar u otros errores no premeditados.
Nuestros sueños por la noche tienen una calidad similar. Cuando soñamos, muchas cosas tienen lugar en nuestras mentes, pero no elegimos de forma consciente. Estamos impulsados por las fuerzas de las que somos inconscientes. Algo desde el inconsciente viene a descargarse.

 

Seguidamente voy a hacer paralelismos entre la concentración espontánea en la meditación (cuando no hay el sonido de meditación) y el sueño. Ambos fenómenos proporcionan una especie de liberación, que es beneficiosa para nuestra salud mental. Pero mientras que los sueños están contenidos en nuestro dormitar, las concentraciones espontáneas se encuentran en un área de nuestra conciencia en la que hemos estado meditando con una actitud mental libre. Esto nos permite desarrollar una actitud más libre ante los impulsos que nos influyen. Así, mientras que la presión del inconsciente en la vida cotidiana nos induce a cometer errores, la presión en la meditación conduce a "errores" de los que podemos beneficiarnos.

 

Descarga
Primero vamos a ver por qué es favorable crear una abertura para la descarga del inconsciente.
De acuerdo a la mayoría de teorías psicológicas, las experiencias irresueltas, tensiones y conflictos residen en el inconsciente. Teorías psico-dinámicas se enfocan en el modo en que tales impulsos tienen acceso a la conciencia y por lo tanto ejercen una influencia dinámica sobre la mente. Tales influencias pueden dar lugar a errores y descuidos, pero también contribuyen en la dificultad para concentrarse, problemas de sueño, ansiedad, etc. Estas fuerzas se encuentran fuera de la voluntad, en una zona con una dinámica propia, y simplemente no podemos decidir librarnos de ellas.
Podemos comparar el inconsciente con una olla a presión en ebullición. Cuanto más estresados estamos, menor capacidad tendremos para lidiar con la presión interna. Pero las fuerzas dinámicas que suben a la superficie necesitan liberarse, como en la meditación y los sueños. De lo contrario la presión del inconsciente dará lugar a una mayor extenuación, desequilibrio, errores y otros síntomas.

 

La magia de los sueños
Por la noche la descarga se realiza a través de los sueños. Investigaciones recientes han demostrado que cuando determinados centros en la parte frontal del cerebro se destruyen, no soñamos y nos despertamos constantemente durante la noche. Sin la liberación necesaria que el sueño proporciona, no podríamos restablecer plenamente la reparación natural que nos aporta el sueño.

En otras palabras, cuando dormimos el material sin resolver se acerca más a la superficie. Los mecanismos de defensa están en parte "durmiendo" y no "en guardia" como lo están cuando estamos despiertos. Así que cuando el impacto del inconsciente aumenta en intensidad, en lugar de despertar nos deslizamos en un sueño donde parte de la emocionalidad sin resolver se disfraza para que podamos tolerar el contenido.

La magia de esto es que los conflictos se transforman en algo que la persona no tiene que reconocer, y que por lo tanto no interfieren con el dormitar. Si la persona cuando duerme conserva la capacidad normal de soñar, ésta se despertará con mucha menos frecuencia que una persona que carece de esta capacidad.

 En tierra de nadie

Repetir el sonido de meditación con una actitud mental libre libera pensamientos espontáneos e impresiones, y reduce la influencia de los mecanismos de defensa. Pero cuando el material emocional sin resolver sube a la superficie de la conciencia, los mecanismos de defensa se vuelven de nuevo más intensos. (En nuestra metodología, los mecanismos de defensa incluyen la mayoría de estrategias mentales utilizadas para reducir -mantener a raya - la influencia del inconsciente.)

En la meditación, los mecanismos de defensa se expresan en distintas formas para reducir la actitud libre mental, incluida la evitación/evasión ("pensar pensamientos no provocadores"), la lucha (tratar de alejar algunas partes de la corriente de pensamientos"), centrarse en los detalles ("pensar en detalles insignificantes con el fin de distraerse uno mismo "), poner otras cosas en la mente ("tratar de pensar en cosas específicas "), perder el foco de atención a propósito (estando tan desenfocado/ espeso en la conciencia que los pensamientos provocativos desaparecen), etc.

 

Este juego entre la actitud mental libre y la evitación/evasión se lleva a cabo en un terreno donde los impulsos conscientes e inconscientes se entremezclan, y donde a veces tenemos control consciente y otras no. Se trata de una especie de tierra de nadie, donde las diversas fuerzas actúan unas contra otras. Cuando el inconsciente se apodera del terreno y la voluntad consciente está temporalmente fuera de combate, perdemos el sonido de la meditación. Después de un tiempo nos damos cuenta de que el sonido no está. El reto entonces es volver a retomarlo, lo más cerca posible de la corriente espontánea, no apartando los impulsos que han surgido. Este juego de dominación entre el consciente y el inconsciente puede ser comparado a un baile en el que ambos cónyuges participan. La concentración espontánea es necesaria con el fin de crear espacio para los impulsos y así el meditador pueda progresar.

Contenido incomprensible
Cuando soñamos, nuestra actividad cerebral difiere de la que hay cuando estamos despiertos, con más emociones e imágenes, y menos lógica y cronología normal. Los recuerdos de diferentes períodos de nuestra vida aparecen en nuevos contextos. Imágenes poderosas y fragmentos cargados emocionalmente, y con frecuencia  mezclados con detalles inusuales. El sueño parece ser incomprensible pero esconde importantes conflictos inconscientes.

En tierra de nadie, donde se pierde el sonido de meditación, algo similar ocurre. A menudo pensamos en cosas triviales, pero a medida que el inconsciente empieza a manifestarse, los pensamientos pueden desgranarse  y/o fragmentarse. Tenemos la tendencia a experimentar el contenido como insignificante y con poco sentido, ej: nos decimos   "sólo son pensamientos que vienen sin orden ni concierto."

No irrelevante
Aunque un sueño puede parecer incomprensible, a veces nos hacen pensar en cosas que son importantes en nuestras vidas. Hay diferentes maneras de tratar de entender e interpretar los sueños, pero por razones obvias esto sólo se puede hacer después de que el sueño ha terminado.

En la Meditación Acem nunca deberíamos tratar de ir a buscar un contenido específico ("ahora me haría bien pensar en la relación con mi madre"), ni tampoco analizar el contenido mientras meditamos. Deberíamos tener una actitud neutral y de aceptación a los contenidos. En cualquier cosa que viene ya sean impulsos o pensamientos, nuestra tarea es repetir el sonido con tanta actitud mental libre como sea posible.

Sin embargo, los pensamientos que han estado presentes en la meditación, en particular en cursos de meditaciones largas, pueden llevarnos a conexiones que nos dicen algo sobre nuestras vidas. Están conectados a conflictos inconscientes que se expresan en concentraciones espontáneas. Nunca debemos analizar el contenido de la meditación cuando meditamos, porque eso perturbaría la interacción espontánea entre el inconsciente y el consciente. No obstante, en cursos con meditaciones largas, sí podemos beneficiarnos a veces de la reflexión sobre el contenido de los pensamientos - después de la meditación, no mientras meditamos.

 

 Campo de entrenamiento
La meditación es un campo de entrenamiento importante ya que nos acercamos a las partes de nuestra mente donde el inconsciente es el que domina. Se diferencia de los sueños que se proyectan sobre nosotros sin que seamos capaces de saber lo que sucede, y también de los errores tales como los lapsus en el lenguaje y que ocurren de repente, cuando no somos muy conscientes en el mismo momento e igualmente bastante estresados.

En la meditación, tratamos de estar presentes, aunque no podamos captar la cadena exacta de eventos en la medida que el inconsciente va tomando el control. Por el espejo retrovisor vemos algo de lo que ha tenido lugar. Vemos un rayo de luz en lo que antes era una oscura tierra de nadie. Esto es con lo que trabajamos en la orientación de la meditación.

Una sesión de orientación típica puede centrarse en lo que ocurrió antes de la concentración espontánea, cuando el meditador está influido por los mecanismos de defensa y experiencias varias "incómodas" con señales de aburrimiento, inquietud, agitación, etc. Poco a poco nos acercamos a la zona donde la influencia de las actitudes del inconsciente es tan fuerte que, finalmente, perdemos nuestro "agarre", es decir, el sonido de la meditación.

Otra sesión de orientación típica se centra en la forma en que reanudamos la repetición del sonido después de una concentración espontánea, cuando la influencia del inconsciente está todavía muy presente. ¿Tratamos de reanudar la repetición del sonido con una cierta fuerza/intensidad con el fin de corregir nuestros errores? ¿O evitamos el reto y me salgo del proceso pensando que me tengo que dar algo de tiempo o recomponerme a mí mismo antes de reanudar el sonido? ¿Estoy obligado por un sentido del deber, por una necesidad de evadirme o necesidad de placer? ¿Estoy orientado a objetivos? Las variaciones son infinitas, y todos utilizamos estrategias diferentes, aunque cada persona tiene ciertas maneras dominantes de hacer frente al desafío.

Es frecuente que  la orientación y la reflexión puedan arrojar luz en nuestra manera de responder a grandes presiones en nuestra vida diaria.

No "ayudes" al proceso
Un sueño no es planeado, ni deseado, y lo mismo puede decirse de una concentración espontánea. Después de leer este artículo, puedes tener la tentación de tratar de perder el sonido “ya que es tan beneficioso". Tú quieres estar en esta tierra “fértil” de nadie, y puede que decidas que ya es hora de soltar el sonido. Al hacerlo, sin embargo, se restringe el espacio en el que el inconsciente puede mostrar sus efectos. Si tú decides dejar de repetir el sonido, no habrá liberación verdadera. No puedes conseguir el control consciente de lo inconsciente, sólo preparar el terreno para su manifestación. En la meditación tú haces esto al repetir el sonido con una actitud mental libre, y luego dejas que acontezca lo que viene.

Hecho sistemático versus natural
Los sueños y las concentraciones espontáneas tienen similitudes, pero también diferencias. Cuando soñamos estamos cerca y bajo la influencia del inconsciente - cuando dormimos. En la meditación estamos cerca y bajo la influencia del inconsciente - cuando estamos despiertos.
Mientras que el sueño debe ser considerado como un caso fortuito, las concentraciones espontáneas resultan de esfuerzos sistemáticos para incrementar nuestra actitud mental libre. El sueño es una forma de higiene mental. La concentración espontánea es, además, una liberación de espacio nuevo. Una liberación allana el camino para nuevas liberaciones. El hecho de que estamos despiertos cuando la concentración espontánea tiene lugar facilita un encuentro estimulante entre la actitud mental libre y las influencias inconscientes. Perder nuestro sonido de meditación es el resultado fructuoso de este encuentro.

| More

Guia Complementaria

Comprar libro

Psicología del Silencio

Comprar libro

Fuerza interior

Comprar libro